Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

lunes, 30 de diciembre de 2013

Camina bella, como la noche

Camina bella, como la noche
De climas despejados y de cielos estrellados,
Y todo lo mejor de la oscuridad y de la luz
Resplandece en su aspecto y en sus ojos,
Enriquecida así por esa tierna luz
Que el cielo niega al vulgar día.

Una sombra de más, un rayo de menos,
Hubieran mermado la gracia inefable
Que se agita en cada trenza suya de negro brillo,
O ilumina suavemente su rostro,
Donde dulces pensamientos expresan
Cuán pura, cuán adorable es su morada.

Y en esa mejilla, y sobre esa frente,
Son tan suaves, tan tranquilas, y a la vez elocuentes,
Las sonrisas que vencen, los matices que iluminan
Y hablan de días vividos con felicidad.
Una mente en paz con todo,
¡Un corazón con inocente amor!

Lord Byron 

domingo, 29 de diciembre de 2013

A wolf

Un lobo se acerca mordiendo suavemente una piel que se configura ante sus ojos, como si quisiera acariciar con los dientes igual que con sus piernas, pero no lo hace para no arañar los delicados hilos que soportan esa estructura gelatinosa. Es posible que el lobo se enfade si es apartado de su agradable tarea, pues es algo que quería hacer con intensidad, y aunque sea algo venido del cielo, no ha sido fácil para él dar con lo que está visualizando.

Sus instintos se transforman, se vuelven protectores, y a la vez se vuelve manso frente a aquello que acaricia con su pelaje, pero no es la docilidad del vencido, sino que se construye una estructura de reciprocidad entre las dos figuras, y aunque el cansancio domine los ojos y la mente, los lazos se mantienen firmes a lo largo de los días y los meses.

http://youtu.be/OUC8AJ-l_vo


sábado, 28 de diciembre de 2013

El amor no se deja engañar
por las trampas del Tiempo.
Aunque los labios y mejillas rosados
al alcance de su curvada hoz lleguen…
El amor no se altera
con sus breves horas y semanas,
sino que lo resiste incluso
hasta el filo del juicio.
Si esto es falso y me lo demuestran,
nunca escribí, ni ningún hombre nunca amó.


William Shakespeare.

Prototype

Empezó como un titubeo apenas audible, y fue aumentando de intensidad conforme los minutos iban cayendo al suelo. Sobrevuelan palabras sonoras sobre los oídos, llenando con rapidez el cerebro. Una luz llenaba el espacio, y una manada de osos jugaba a sus espaldas, junto a los árboles de madera. Iba desnuda, pero era tal la luminosidad de su cuerpo, que el destello impedía verle la piel.

Usted nunca vislumbró una metamorfosis igual, en la que la misma belleza se transforma en cisne y en ángel indistintamente, y su portadora devora nubes durante su viaje al cielo. Sus propios dedos sellan sus labios, mientras mi cuerpo arde en llamas inagotables que nunca causan secuelas más que en el interior. Me perdí en el laberinto de sus ojos, bien cierto es, al tiempo que la luz del sol cambiaba de color a lo largo de las horas.

Los cantos de la sirena se volvieron mudos y en su lugar apareció un libro de fantasía donde se podían leer las estrellas de sus manos. En esta ocasión logró derribar las pocas defensas que pude haberle puesto frente a su legión de plumas, y las murallas del castillo fueron derribadas por un desbordado río que llevaba enormes olas, solo dignas para surfistas expertos.

El cansancio invadía los sentidos, pero más fuerte era la sensación de bienestar al ahogarme entre aquellas arenas movedizas húmedas, y quería alargar mis dedos para poder tocar a aquella niña pequeña que se reía en la lejanía de la selva. Y entonces me encontraba con que se perdía entre los árboles y no llegaba a alcanzarla.

Y desde entonces corro entre la maleza, dispuesto a encontrarla, y tumbarme con ella en el suelo, porque en realidad no es una niña, es la musa que invade mi sueño y me lleva por caminos que nunca antes realicé. Es la pequeña M, una deidad perdida entre los confines de la Tierra, que solo es encontrada una vez cada mil años mortales.



 

miércoles, 25 de diciembre de 2013

Une Matinée D´hiver

No hace falta dejar de existir para conocer el infierno. No es una gruta llena de fuego con duendecillos portadores de tridentes y y un señor con rabo y risa diabólica. Claro que no. El infierno existe entre las paredes del mundo, y muchas veces se vuelve tu vecino. Puede estrechar su cerco hasta hacer que caigas rendido y agotado. Las vértebras crujen en una máquina de tortura, y el dolor se extiende hasta las sienes de la cabeza. A veces uno lograr salir, unos segundos, minutos, hasta que vuelven a llamar a tu puerta.

Es entonces que dos personas se introducen desnudas entre las perlas del océano, y, contra el oleaje, rozan sus pieles con la punta de los dedos. Y se vuelven dos erizos de color rojo que nadan entre plumas de seda. No se asuste si nota que la luz del cielo es más oscura, el sol sigue brillando en lo alto. No morirás de frío entre las losas del silencio, crearé para ti abrazos más duraderos que el invierno.

http://youtu.be/CgHNapA2HcY

martes, 24 de diciembre de 2013

And I'm yours

Cuando llegué al bosque de las Ánimas habían cambiado bastantes cosas. Los árboles, desnudos y delgados, dejaban un ambiente triste y desolador. Me senté allí, encima de una seta gigante, y miraba cómo el reloj de arena iba cayendo grano a grano sobre el viento. Y entonces la vi, hablándome desde dos direcciones distintas, pues su voz se propaga por el viento igual que el polen de las hermosas florecillas que habitan en Northumbria.

Había conseguido llevar el paquete a su destinataria, y decidimos ir a un lugar seguro para poder ver el contenido. Avanzamos por el bosque, y los elfos que antaño moraban en sus casas árbol habían abandonado sus hogares, seguramente por la inestabilidad del tiempo. Tuvimos que cambiar de ruta para poder quedarnos en un lugar donde los ojos del mal no pudieran acecharnos. Se veían a los animales correr entre los caminos, apresurados, como si algo maligno se acercase, aunque luego se vería que todo ello no eran más que fábulas.

Llegamos a una pequeña aldea, llamada Baolimco, donde pudimos parar en una posada. Nos sirvieron té hecho con las distintas hierbas del bosque, y adquirían una tonalidad naranja, y un sabor distinto al que estaba acostumbrado, pero aún así, estaba bueno.
Entregué a aquella muchacha la correspondencia, y, aunque ya la había visto otras veces, y estábamos conectados por el hilo de los ancestros, se sentía como la primera vez. Pero no porque no la conociese, sino porque las emociones eran las mismas del primer día, incluso más intensas, igual que un río siendo desbordado por sus afluentes. Y echaba anclas en sus ojos, y el color del fuego movía su cuerpo cuando comenzaba a descifrar las palabras élficas de la misiva. El ejército de la Risa, y la marca de Alegría tomaron aquel lugar, pasando a carcajadas a todo el mundo. Y, cuando yo pude verme en ella con total claridad, los vasos se desbordaron junto al calor de las llamas.

La sangre ya no transportaba glóbulos rojos o blancos, sino una gran dosis de droga que la proporcionaba ella sin que yo tuviera que ingerir, fumar o inyectarme nada. Se sentía como una explosión de colores en mitad del oscuro firmamento. Y acariciar la proa con las velas del barco inicia una ligera brisa de sensaciones en la piel.

A la hora de marcharnos, seguimos el viaje por senderos oscuros, pero protegiéndonos entre ambos en todo momento. Los cuervos volaban por doquier, y ella los espantaba con el brillo de sus alas, aunque los enemigos más poderosos, como los troll, tenían un efecto negativo en ella. Cuando nos tuvimos que separar, el reloj de arena casi se había consumido, y yo me aferré a ella, como si así, en esos segundos, pudiera evitar que el reloj siguiese su curso, y continuar así para siempre.

Al alejarse, comenzó una carrera por mi vida, en la que su olor corporal me acompañaba en el viaje. Ella decía que me aceleraba, y era cierto, yo seguí corriendo hasta que las únicas fuerzas que tenía eran las de poder volver a verla en otra ocasión, cuando la guillotina de las horas no pendiese de un hilo en mi cabeza. Y, mientras me alejaba en la enormidad de la noche, las plumas que llevaba conmigo me decían que no solo el comesueños podía ejercer su poder en el subconsciente, sino que su sola presencia derribaba cualquier otra posibilidad de sueño.
http://youtu.be/q9ayN39xmsI

domingo, 22 de diciembre de 2013

Un puente hacia Terabithia

“Me muevo con suavidad, hacia el bello e inexplorado mundo allá en el fondo, floto en el silencio y lo rompo con el sonido de mi respiración. Arriba de mí, no hay más que una hermosa luz, del lugar donde vengo y al que volveré cuando salga de aquí. Me sumerjo, estoy buceando, voy bajando junto a afiladas rocas y oscuras algas hasta la profundidad azul donde, un cardumen espera. Al nadar entre el agua, burbujas brotan de mí, burbujas que se alejan. Reviso el oxígeno, no tengo mucho tiempo y quiero ver muchas cosas, pero eso es lo que lo hace especial.”

Saltar

Es cierto eso de que la mejor máscara es la que te hace creer que es una cara de verdad. Y hacer un juego de malabares parece ser mi estilo, pero tú también tienes magia negra en tus manos, y también sabes esconderte detrás de un halo de aparente. Y si me vuelvo un fantasma, que sea aquel que recita cuentos al oído, junto a tu lado de la cama. Vamos a saltar a la piscina, y en el aire sentiremos el hormigueo de la vida fluyendo por nuestros cuerpos. Y las flores de los jardines se abrirán para nosotros, será primavera en los corazones, aunque ya haya llegado el frío invierno. Y si las tinieblas te atrapan, no te duermas con ellas, no te quedes sentada en la silla de los horrores, haz que brille la habitación con tu sonrisa. 

sábado, 21 de diciembre de 2013

Out

Es cierto que te sales de la composición, el cuadro en la pared, y tú no deberías estar ahí, pero yo tampoco. ¿Qué hacemos en medio de jardines de cenizas? Con la escarcha danzando a nuestro alrededor, y sintiendo las palabras como dagas de hielo. No, no perteneces a ese lugar. Fuera. Me marcharé contigo. Y por el camino cantaremos canciones que hablen de las llamas que prenden de los faroles. Y pisaremos los charcos mientras vemos diluirse en ellos la luna llena, danzando igual que una bailarina de madera sobre el rompeolas de la playa.

Te mostraré cosas que antes habían permanecido encerradas, y las alarmas de los cinco sentidos saltarán en mil pedazos, y tal vez entonces salgan los lobos aullando en el bosque de tus ojos...

http://youtu.be/3GqTzn7Hi3U

viernes, 20 de diciembre de 2013

"Donde mis compañeros veían muescas de tinta en páginas incomprensibles yo veía luz, calles y gentes. Las palabras y el misterio de su ciencia oculta me fascinaban y me parecían una llave con la que abrir un mundo infinito y a salvo de aquella casa, aquellas calles y aquellos días turbios en les que incluso yo podía intuir que me aguardaba escasa fortuna."

Carlos Ruiz Zafón.
Me perdí buscando una aguja de centeno entre hojas eternas de la biblioteca que nunca será leída por completo. A veces veía luces entre los faros de los coches al pasar junto a las ventanas, y volar por el cielo parecía una más de mis preocupaciones.

Tú estabas escondida entre los estantes, y por más que buscaba lo único que conseguía eran sonidos de guerra entre los libros de Historia. Guarda tu bayoneta o dispara de una vez, porque no vine para verte caer, y las vocales pueden ser afiladas como la mejor de las armas blancas, o bálsamos reparadores que devuelven a la vida.

Llegamos aquí sin montar en barco, tren o avión, y todo está a nuestros pies, similar al movimiento de insectos en el suelo campestre. No he llegado para pelear, la bandera blanca ondea en el horizonte, y las únicas armas que poseo se perdieron entre mares de tinta. Solo puedo esperar que te devoren, que se tatúen en tu piel, y que recuerdes que cuando no parezcas importante, en realidad lo eres. No todo el mundo vive dentro de mi imperio de papel.   

miércoles, 18 de diciembre de 2013

Today

Hoy un globo de cemento se hundía en el fondo del mar, mientras un pájaro carpintero intentaba abrirse paso picoteando entre los pequeños huecos. El sonido de las olas se escuchaba con fuerza, y el pájaro conseguía respirar bajo el agua, como si quisiera golpear por siempre el cemento.

Las voces de siempre se apagaron y solo se escuchaban extraños murmullos, como si de otras personas se tratasen. Un halo de inseguridad y desgana cubren los sentidos, igual que un espectro que lo absorbe todo y te deja sin nada más que un pensamiento aterrador. Los golpes destrozan la madera, y la sangre cae de los nudillos de un muñeco hecho con trapo. La enormidad me hace pequeño, y el eco reverbera en las profundidades de la noche. ¿Qué es la felicidad? ¿Qué es la felicidad? Se repite como un chiste de mal gusto pronunciado por un bromista de segunda.

Y nadie responde, porque las sombras no tienen boca, solo muecas, y las tinieblas no necesitan hablar para decirte lo que debes saber. Es entonces cuando cristales de sal crecen en mitad de la nada, y, entre ráfagas de agua, descubres que la felicidad no es un estado de ánimo, sino un cisne de color negro volando alrededor.

martes, 17 de diciembre de 2013

La balanza

La balanza del sueño se desplaza siempre al mismo lado tarde o temprano, igual que un objeto cualquiera termina cayendo al suelo atraído por la fuerza gravitatoria. Y en esa balanza siempre intento colocar algo de visiones que puedan ser recordadas. Acariciar hilos de tierra no está mal, pero a veces prefiero tocar suaves paños de seda que buscan ser calmados. Y dos túneles se acercan con trenes a ambos lados, es inevitable el choque. Pero no son magulladuras lo que encuentro en mi cuerpo, sino la flecha de alguien que se aleja alzando el vuelo.

lunes, 16 de diciembre de 2013

Ya se va

Ya se va otro año. No importa. Mientras los rayos de vida cubran los ojos ajenos, todo será como una anécdota más, donde la arena del tiempo sigue fluyendo, conmigo y ajena a mí, extendiendo su mano hacia mi cuello, acariciándolo aún con ternura, y soplando sobre mi rostro.

No importa. Vehículos van y vienen, cambiando de color y marca unos, quedándose otros como antaño, y desapareciendo de mi vista los que no quisieron continuar en la misma carretera.

Y tú te quedas en el camino, entrelazando tus pasos con los míos, igual que una carga liviana, desconozco cuánto rato estarán hundidas tus huellas en mis pies, ni si pisarás fuerte, o solo lo suficiente como para hacerte notar.

No importa. Son bienvenidos aunque entren sin llamar. Solo si las fauces de la discordia arañan el mobiliario serán expulsados a tierras baldías y marchitas.

domingo, 15 de diciembre de 2013

Música

Voy a pintar en un papel, hasta que no haya hueco por donde escribir. Desordenado, aleatorio, así será el espacio dispuesto donde coloque mis huellas dactilares. No será un escalofrío el que recorra tu piel, sino mi mano, acariciándola cuidadosamente, como se tocan las teclas de un piano durante una lenta sonata. Y desconozco si Fa o Re, pero la exploración dará lugar a un concierto ardiente, donde los instrumentos cambian de tono dependiendo del momento. Y mis dientes devorarán todo el miedo que puedas tener cubriendo tu alrededor, igual que mis labios sellarán notas de voz pronunciando la M. Solo un paso más, y la barrera del sueño se hará añicos.

Existe...

"Existe una opinión generalizada según la cual la matemática es la ciencia más difícil cuando en realidad es la más simple de todas. La causa de esta paradoja reside en el hecho de que, precisamente por su simplicidad, los razonamientos matemáticos equivocados quedan a la vista. En una compleja cuestión de política o arte, hay tantos factores en juego y tantos desconocidos e inaparentes, que es muy difícil distinguir lo verdadero de lo falso. El resultado es que cualquier tonto se cree en condiciones de discutir sobre política y arte -y en verdad lo hace- mientras que mira la matemática desde una respetuosa distancia."

Ernesto Sábato.
Durante siglos no volverán los vientos a barrer
de nuevo en libertad, porque aquí se levantará mi árbol
para imprimir dibujos de hojas en los vacíos cielos
y corroer la luz del sol. Aquí donde se arrastran las hierbas
avanzarán grandes raíces y la vida correrá lenta y profunda;
quizás niños extraños, con los ojos de mis hijos
lo amarán, escuchando en tanto muere el día 
para oír sus ramas que los arrullan hasta dormir.

Margaret Anderson.

sábado, 14 de diciembre de 2013

La ilusión

Es cierto que puedo sacarme de la chistera un dragón, un unicornio, o simplemente otra persona distinta a mí. Que puedo recorrer hectáreas de terreno, como bosques o pantanos cenagosos, sin moverme del sitio. Ser ingeniero y arquitecto sin apenas tener conocimiento de complejas fórmulas matemáticas. También puedo volar, hacerme invisible o ser un Midas en potencia, solo que todo lo que yo toco se vuelve un poco más loco. Posiblemente pueda hacer llover agitando las manos, o que aparezca el sol. Y, tal vez, nada de lo que se forme a mi alrededor tenga que ver con lo que usted ve a diario al salir de casa o en las noticias. Sin duda puede acompañarme, pero debo avisar que es complejo conseguir que tú y yo aterricemos en los mismo lugares, o que tengamos a los mismos seres justo ante nuestros ojos.


http://youtu.be/0Nk37-NpHyA

Sleep

Un pequeño agujero
donde escapa Tiempo,
rodeado de luces
y bolas negras que 
se llenan de sorpresas.

Pájaros volando en
el cielo estrellado,
no dibujes tu cara
en las constelaciones,
pues me entristece
no poder ir allá. 

Todos tenemos una
red de cazar insectos,
y cada vez que la uso
salen mariposas,
no puedo encerrarlas
y las libero al viento.

 Y la sangre se derrama
sobre una cama vacía,
donde devoro trocitos
de sueños perdidos.

Donde duermo junto
a la sombra de ella,
que se zafa e inquieta
de mi flameante piel.

Y las conexiones 
hacen saltar chispas,
nubes grises enteras 
que atraviesan paredes. 

http://youtu.be/nIKgu7EopQc

viernes, 13 de diciembre de 2013


Los números se volvieron caóticos, en un espacio de embriaguez, donde las gráficas mostraban líneas que salían disparadas. La que mostraba el hastío alcanzaba cotas cada vez mayores, y, sin embargo, al caer la noche descendía velozmente, como si nada hubiese ocurrido. Tal vez sea eso lo que haya descolocado a los números, que se dan golpes en la pared intentando saber qué ha ocurrido.
Y es posible que no haya explicación, pero, sin embargo, sucede. Y habría que mirar cómo la gráfica de la alegría y del nivel de endorfinas se sale del nivel superior y continúa por el exterior del proyecto. No obstante, aún pueden alterarse los resultados, y no precisamente para que se use la situación inversa.

miércoles, 11 de diciembre de 2013

Quizá me enseñas más de lo que yo pueda mostrarte a ti, el espejo se hace pedazos si me observo en él, y solo aparecen cristales hechos partículas de polvo que se deslizan junto al agua por las cañerías. Las palabras siguen siendo palabras aunque les cambies la forma, significan lo mismo. Y seguirán rasgando igual las capas de mi interior. Y si la noche se vuelve dramática, entonces solo tienes que danzar sobre el gran escenario de las historias por contar, y crear algo que deslumbre a los espectadores.
Nos colocamos diferentes caras debajo de la misma fachada, quizá porque seguimos sintiendo igual aunque los rostros cambien. Tal vez porque da miedo la oscuridad, la pena de sentir la soledad acechando en cada esquina, cuando lo único que deseas es ir con alguien que la destruya solo con una palabra. Y ella lo consigue, aunque no pueda rondar siempre, pero al caer la noche extiende su manto de luz para cubrirme del frío.

martes, 10 de diciembre de 2013

Vamos a contar hacia atrás, y cuando el reloj llegue a cero, tú serás la arena que fluya entre mis manos. Acabará una era y empezará un tratado de no agresión que durará unas semanas, lo justo para prepararse contra lo que vendrá después. Cara a cara nos encontraremos un día de esos en los que levantar las armas está penado con la muerte. Y no podré evitar dispararte a los ojos con algo de aquí adentro. Incluso, después, podría atravesar tus entrañas con bombas de colores y tanques de tinta.

No te quedarás temblando en la puerta, las olas de calor entre ambos cuerpos llenarán océanos alrededor de las sombras. Y como la luz del faro te encenderás, involuntaria, sobre la ciudad. Y mis manos arderán cuando trate de tocar tu piel, pues será ya el tercer aviso permitido por la tregua, y cisnes celestes me llevarán a la prisión de los sueños.

lunes, 9 de diciembre de 2013

Invierno

¡El virgen, el vivaz y bello día de hoy
de un aletazo ebrio va a desgarrarnos este
lago duro olvidado que persigue debajo de la escarcha
el glaciar transparente de los vuelos no huidos!

Un cisne de otro tiempo se acuerda de que él es
quien, aún sin esperanza, magnífico se libra
por no haber cantado la región de vivir
cuando ha esplendido el tedio del estéril invierno.

Sacudirá su cuello entero esta blanca agonía
por el espacio impuesto al ave que lo niega,
mas no el horror del suelo que aprisiona al plumaje.

Fantasma que su puro destello a este lugar asigna,
se aquieta en el ensueño helado del desprecio 
que entre su exilio inútil viste el Cisne.

Stéphan Mallarmé

domingo, 8 de diciembre de 2013

El vendedor de humo

Hará más o menos un año, me encontré con un corto de animación, que, para los tiempos que corren, viene como anillo al dedo, y es bastante bueno como metáfora. ¿Y a usted? ¿Le han vendido humo alguna vez?

http://youtu.be/dwWqMgddes4

Entrar

Coloco una mano llena de tinta negra sobre un papel en blanco, y se muestran las líneas de la mano, formando una M imprecisa rodeada de trazos más desdibujados.

Y tal vez nosotros solo seamos sombras de todo, ¿no han tenido alguna vez coincidencias extrañas con algún tema? A mí últimamente me sucede mucho, y veo zepelines volar sobre mi cabeza. Sé que difícilmente subiré a uno, pero lo ves ahí, solo para ti. Y unos labios ajenos limpian la sal que se acumula en los míos. Y, cuando me quiero dar cuenta me encuentro con que estoy bailando con ella al son del Luz de Luna, y las mariposas vuelan alrededor de una sala llena de libros y tragaluces. No sabes en qué lado estás, y tocas la piel compañera, acaricias el rostro, preparado para que se deshaga en miles de partículas de cenizas, o que sean mariposas formando la silueta humana de tus fantasías.

Es al notar que no desaparece cuando parece todo aún más irreal, como sacado de una historia de ensueño, en la que no hay principio ni final, y las cosas que aparecen son como habías deseado siempre que serían, con variaciones, con matices, sí, pero se forma delante de tus ojos. Y los muros que hay alrededor estallan en mil pedazos, lanzando ladrillos y polvo al viento, pero ninguno te alcanza: Has conseguido entrar.

http://youtu.be/OqKHJ9dZnvY

sábado, 7 de diciembre de 2013

La calle M

Una orquesta de tambores camina por las calles de la materia gris cerebral. Los soldados disparan al aire con sus rifles, y se sincronizan con los golpes de la percusión. Pom. Pom. Pom. Y el corazón de un muchacho con un globo funciona al mismo ritmo que la estridente música que se escucha.

Caras largas, automatismo. Hoy la alegría se quedó en la cama con resaca. Ya llevaba muchos días de fiesta, y un exceso de alcohol sobrecargó los límites de la comisura de su boca. El ambiente se vuelve frío, protocolario, y el agua comienza a fluir por carreteras humanas, llena de sal y torpeza.

Y el niño que lleva el globo sabe que no puede detener lo que se mueve a su alrededor, y se pregunta cómo hacer que todo aquello desaparezca. Entonces echa a correr, el globo se escapa de sus manos, y se esconde en una casa de la calle M, esperando a que su propietaria vuelva, y, con un abrazo, aislar todo el ruido que llega de afuera.

viernes, 6 de diciembre de 2013

Españolito que vienes al mundo

Ya hay un español que quiere
vivir y a vivir empieza,
entre una España que muere
y otra España que bosteza.

Españolito que vienes

al mundo te guarde Dios.
Una de las dos Españas
ha de helarte el corazón.


Antonio Machado.

jueves, 5 de diciembre de 2013

Salta

Sé que las manecillas del reloj son puntiagudas, tal vez porque desgarran el tiempo a cada paso que dan, incesantes, y cuando intentas detenerlas con la mano, éstas te cortan. Una fina herida que de lado a lado de la mano muestra un hilo de sangre que se escurre sobre la impermeabilidad de la piel. Gota a gota, el color rojo va golpeando en el suelo, y las hendiduras de la baldosa se van rellenando poco a poco, como un río espeso y lento que avanza sobre tierra y rocas.

No puedes detener nada, es cierto, la marea ya te arrastra y no puedes volver atrás. Las palabras que no se dicen se apagan en el fondo del mar, como bombillas que estallan en mitad de la noche. Pero, espera, si el ruido es constante, se dañarían tus oídos. Tal vez no escuches mi voz en mitad de la eterna tormenta, y el atolón sobre el que te encuentras solo llama a que saltes al vacío. Un fondo negro sobre el que solo se ven tus propios miedos. Y no es que yo no envíe ondas sonoras hacia tu cabeza, sino que los ríos de color púrpura amordazan mi boca y atan mis manos.

Aún así, podría decir que saltes. Salta. Que aunque la duda muerda, las cuerdas atenacen, el frío paralice, y la oscuridad ponga vendas a los ojos, yo estaré allí abajo para recogerte.

http://youtu.be/TXndFmaZkwQ

The same

Muchas veces pienso que digo lo mismo, aunque lo exprese de forma diferente. Y diría que es cierto, aunque, de un modo u otro, inevitable. Tal vez eso les lleve al aburrimiento, ver temas muy trillados y otros sin apenas ser tocados. Pero no es algo que yo pueda mejorar. No ya por los límites del lenguaje, y de los míos respecto al conocimiento del mismo, sino porque ni siquiera las experiencias diarias tienen por qué ser originales o novedosas. Aún así, nada ocurre dos veces de la misma forma, y yo tampoco reflejaré en estas extrañas trincheras dos cosas exactamente iguales, eso sí, tendrán que lidiar con el espectro de lo similar.


miércoles, 4 de diciembre de 2013

Vibra

No somos granitos de arena solitarios esparcidos por lugares remotos. Interactuamos. Nuestras acciones, por leves que sean, afectan a otras personas. Incluso cosas que no imaginamos ni de la forma más remota. Una enorme red que se toca de lado a lado, y cada porción tiene una vibración que hace temblar al resto, con mayor o menor intensidad. Y tú haces que vibre con más fuerza cada vez, como si alguien tocase un arpa y el sonido estuviese constantemente llegando. No dejes de cantar, si la melodía se detiene, la telaraña arderá en llamas.



martes, 3 de diciembre de 2013

Crash

Hay días en que la vorágine de las cosas por hacer nos absorbe por completo. Es entonces que se crea una barrera imaginaria entre lo de allá afuera y las cosas que nos ocupan. Todo se olvida, todo se aisla alrededor de lo que usted haga, no existe nada más. Pero, al final del día, cuando ya no queda más por hacer, se rompe todo lo que nos cubría, y entra de lleno cualquier cosa que tuviera usted ajena a su ocupación en el lapso de tiempo anterior. Es entonces que las señales emocionales cambian a otro sentido, y cuando detectan que algo falla con respecto a otros días, mandan mensajes al estómago, lo aprisionan y atenazan, el mismo mensajero que hay para otras situaciones. Y, de alguna forma, es curioso. Que el terror y el miedo se den la mano con el amor y la felicidad.


http://youtu.be/H2UXWYNurDU

lunes, 2 de diciembre de 2013

El pasajero

Era un pasajero extraño
en un tren ocasional,
no volverá, dijiste,
se perderá al alba.

Se lo llevarán a casa
los primeros rayos,
y solo sabré de él
su verdadero nombre.

Y al final construyó
sobre ti castillos,
fortalezas de tinta
con sus manos.

En la gran biblioteca
se quedó dormido,
escribiendo una carta
con tu propio sello.

No sabes lo que es unir
el caos entre tus manos,
pero las señales
te serán de ayuda.

Y tus párpados caerán
pesadamente como losas,
y tu cabeza estará 
junto a la suya.

Y las líneas de tu cuerpo
confundirán las suyas,
como un bello cuadro
dibujado por Da Vinci. 




 

domingo, 1 de diciembre de 2013

Quedarse

Me siento delante de un caballete con lienzo, y comienzo a trazar líneas, cogiendo diferentes colores con la paleta. Con el verde dibujo un sendero de árboles perennes, en un bosque profundo. El marrón sirve para formar los troncos, con madera fuerte en unos árboles, y carcomida en otros. El suelo, húmedo de la lluvia, cubierto con hojas secas, marca las condiciones de la atmósfera. Aparece también el cabello de alguien, flotando, igual que un tímido fantasma que solo muestra ese rasgo de sí mismo. Y voy usando los demás colores, rojo, para descubrir sus labios y el área de sus mejillas. Con un dedo voy formando lo que será el tono de su piel en lo que se perfila como su rostro, dejando mi impronta en aquel cuadro. Con polvo de estrellas delimito sus ojos, que comienzan a brillar como si de brumas de esperanza se tratasen.

Arranco trozos de mi camisa y los coloco formándole a ella una propia. La suya la perdió al liberarse del frío. Entonces me detengo.

- ¿No le dibujas las piernas?- Inquirió un muchacho, que había estado observando la pintura.

Yo negué con la cabeza, y él me preguntó el por qué.

- Porque no le gustará estar ahí, y entonces se marcharía.- Respondí.
- Eso es una tontería.- Dijo- Si realmente quiere quedarse, no se irá.

sábado, 30 de noviembre de 2013

Prisión

Podría decir que he caído preso en una laguna, donde la oscuridad no es completa, y el agua me llega a las rodillas. Sería extraño ver a una sirena con plumas siguiendo el caudal del agua, pero lo cierto es que no me extrañaría. Su voz atrae a todo ser viviente, y sé que tiene plumas porque la corriente las lleva hasta mi invisible hogar. Sé que son suyas, pues aparecen brillando, luces de luciérnagas en el color negro de las plumas, igual que bombillas oscuras iluminando la presencia de la noche. Y se ve la arena del fondo, las pequeñas piedras que pueblan los cristales líquidos, y algún que otro insecto acuático dentro de mi cárcel de sonido.

Quizá, lo único que espero en este lugar es poder verla, pero entonces las barreras que me detienen se harían añicos, y marcharía directo a envolverme entre sus hilos.

Mi sueño

Sueño a menudo el sueño sencillo y penetrante
de una mujer ignota que adoro y que me adora,
que, siendo igual, es siempre distinta a cada hora
y que las huellas sigue de mi existencia errante.

Se vuelve transparente mi corazón sangrante
para ella, que comprende lo que mi mente añora;
ella me enjuga el llanto del alma cuando llora
y lo perdona todo con su sonrisa amante.

¿Es morena ardorosa? ¿Frágil rubia? Lo ignoro.
¿Su nombre? Lo imagino por lo blando y sonoro,
el de virgen de aquellas que adorando murieron.

Como el de las estatuas es su mirar de suave
y tienen los acordes de su voz, lenta y grave,
un eco de las voces queridas que se fueron...

Paul Verlaine

viernes, 29 de noviembre de 2013

Cold water

Vamos a andar sobre los charcos. Se sentirá igual que pisotear el cielo. Humedad. Ligereza. Llegará un momento en que quieras saltar, no basta con tocar, necesitas sentir. Sentir que tu presencia se nota, salpicando alrededor. Que tus decisiones alcanzan otros puntos de tu diminuto mundo. Tira el paraguas a la carretera, las ideas deben empaparte por completo, no bloquees el flujo natural de las cosas. Si necesitas volar, solo extiende tus alas, la lluvia no impedirá que seas otro barquito más en la inmensidad del océano aéreo. Es extraño encontrarte aquí, en la ciudad, ¿sabes? Pareces haber venido de un lugar lejano, donde nada perturba la paz y la justicia es algo más que una palabra vacía, un lugar ajeno a la mano del hombre. Y aquí estás, en esta jungla de humo y hormigón, esperando a que llueva algo que no sea ácido para poder saltar en los charcos. 




jueves, 28 de noviembre de 2013

The Matrix

"Le voy a contar una revelación que he tenido en el tiempo que llevo aquí. Esta me sobrevino cuando intenté clasificar su especie. Me di cuenta de que en realidad no son mamíferos. Verá, los mamíferos logran un equilibrio perfecto entre ellos y el hábitat que les rodea. Pero los humanos van a un hábitat y se multiplican hasta que ya no quedan más recursos y tienen que marcharse a otra zona. Hay un organismo que hace exactamente lo mismo que el humano. ¿Sabe cuál es? Un virus. Sí, los humanos son un virus, son el cáncer de este planeta y nosotros somos su cura."


Morfeo

Alguien empieza a cantar sobre un reino olvidado, tocando la lira y llenando la habitación de un humo invisible que embriaga los sentidos. Aparecen dos burbujas que danzan un momento en el aire y se unen, formando una pompa más grande. Cae al suelo, pero no estalla, rebota como una pelota y se queda explorando los alrededores. El cuerpo se aletarga, el tiempo se estira como una buena pizza de queso fundido, y los ojos se cierran, pesados como yunques.

Una voz llama al otro lado, intentando atraer la atención, pero es en vano. Las palabras no suenan, las vocales no vibran en la cabeza. No camines entre los dos mundos sin llevarme contigo. Eso dice. Y Morfeo coloca su barrera del olvido en la puerta del sueño. Su cuerpo entra, hipnotizado, y las puertas se sellan para mí. Volví a perder.


Nude

Se sentía como un ejército de jinetes descendiendo a toda velocidad por la cuesta de una colina. Sin líneas enemigas al fondo, sin nada en lo que chocar, nada que destruir. Vértigo incesante. Los cuernos que resuenan por todas partes llaman a la guerra contra el hastío que habita bajo las piedras del valle.

Quieres saber lo que se oculta bajo las capas superfluas que habitan en el núcleo, y necesitarás más que acero y cañones para entrar ahí. De nada sirve hacer sangrar a los habitantes de un cementerio. Inútil tomar sus fuertes. ¿Para qué? Si ahí no está lo que andas buscando. No. Si usted quiere desnudarme, tendrá que empezar por entrar sin ropa a los límites de la frontera.




martes, 26 de noviembre de 2013

Universos paralelos

Se empieza a crear nieve en la habitación, y me encuentro en el centro. Todos los espacios se van tiñendo de blanco, exceptuando el lugar que ocupan mis pies, y un poco más. Se forman picos de hielo en la madera de la cama, asemejando a una gélida cárcel impenetrable. Comienzo a tiritar. La ropa que llevo comienza a humedecerse y no es suficiente para retener la calor. Me agacho y me abrazo sobre mis piernas. El gélido aire que hay dominando el lugar contrasta con el de mi aliento, y ambos se pelean, formando vahos visibles. No se puede salir. Alguien selló la puerta desde el exterior, y nada sirve para combatir la temperatura que se forma.

En el momento en que pienso que ya no hay escapatoria y me rindo a la situación, se abre la puerta, despacito, con timidez. Y aparece ella, tranquila, sin prisas. Derrite la nieve que hay en cada rincón que pisa, y las jaulas naturales que formaban el hielo, se transformaban en charcos de agua. Al llegar a mí, colocó su mano sobre mi rostro, y, sonriéndome, recorrió el resto de mi cuerpo con su otra mano. El calor corporal se estabilizaba allí donde posaba ella su piel, y, antes de perder del todo la consciencia, no pude evitar robarle un poco de luz de su mirada.



lunes, 25 de noviembre de 2013

Mister sonrisas

Hay gente a la que le gustaría tener una vida diferente, el cuerpo de una persona distinta, tal vez. A mí a veces me gustaría ser un muñeco. Trasladarme en un aura azul a varios kilómetros de aquí y meterme en un oso. Habitaría en una cama, y sentiría el aliento de alguien posarse sobre mí. Quizá también algunos abrazos. La voluntad estática del cuerpo impediría que me moviese, y, aún así, habría un intercambio de la materia más básica. Electrones saltando de un sitio al otro. Entonces volvería a cambiar de lugar, y sería el electrón. Recorrería su cuerpo detalle a detalle, como un doctor que busca el origen a una enfermedad extraña.

Y, sin embargo, la electricidad que se forma al entrar en contacto mi verdadero cuerpo con el suyo, es algo que no podría dejar al azar de los recipientes menores de la materia. 

Death

La muerte no es un esqueleto con túnica y capucha de color negro, portando una guadaña. Es la sorpresa y la certidumbre. La sonrisa extraña de una persona llena de vida a la que se le cortan los hilos que le sujetaban al resto de títeres. Es un día que se antoja normal y de repente se trastoca, como 'clic' en un interruptor. Un caos en las oficinas de la rutina. Una flor que se marchita en las salas de la sonrisa.

Aumentan los caudales de agua salada en los ríos, se desbordan, como un ejército de personas desconocidas entre sí que van a saludarse, y se dirigen al mismo lugar. Cenizas y sombras. Te arrancan de tu alrededor ramas del árbol al que estás acostumbrado ver, y el paisaje se trastoca. Es algo natural: Sabes que pasa. Que debe pasar. Pero, aún así, nunca piensas que te vaya a tocar a ti. Que la muerte es un mensajero que pulula por tu alrededor, y que tú no recibes sus cartas.

domingo, 24 de noviembre de 2013

No te rindas nunca

Hace unos meses encontré por casualidad un vídeo promocional de la campaña "No te rindas nunca", de la fundación ONCE y FSC Inserta, para personas discapacitadas. Hoy volví a encontrarme con ese vídeo, y sigue emocionándome cada vez que lo veo. La primera vez fue impactante. Además, me ha recordado a un poema de Mario Benedetti, que es el que da título a la entrada. Compartiré ambas cosas con ustedes, y al final del todo dejaré la página web para acceder al plan, que sigue vigente.


http://youtu.be/qyehfClKCVc


 
No te rindas, aún estás a tiempo
de alcanzar y comenzar de nuevo,
aceptar tus sombras,
enterrar tus miedos,
liberar el lastre,
retomar el vuelo.
No te rindas que la vida es eso,
continuar el viaje,
perseguir tus sueños,
destrabar el tiempo,
correr los escombros,
 y destapar el cielo.
No te rindas, por favor no cedas,
aunque el frío queme,
aunque el miedo muerda,
aunque el sol se esconda, 
y se calle el viento,
aún hay fuego en tu alma
aún hay vida en tus sueños.
Porque la vida es tuya y tuyo también el deseo
porque lo has querido y porque te quiero
porque existe el vino y el amor, es cierto.
Porque no hay heridas que no cure el tiempo.
Abrir las puertas,
quitar los cerrojos,
abandonar las murallas que te protegieron,
vivir la vida y aceptar el reto,
recuperar la risa,
ensayar un canto,
bajar la guardia y extender las manos
desplegar las alas 
e intentar de nuevo,
celebrar la vida y retomar los cielos.
No te rindas, por favor no cedas, 
aunque el frío queme,
aunque el miedo muerda,
aunque el sol se ponga y se calle el viento,
aún hay fuego en tu alma,
aún hay vida en tus sueños.
Porque cada día es un comienzo nuevo,
porque esta es la hora y el mejor momento.
Porque no estás solo, porque yo te quiero.

Mario Benedetti 
 


https://www.noterindasnunca.org/

Roce

Ya sé que no nos rozamos lo suficiente, demasiado tiempo alejados, como el Sol de la Luna, hasta que vuelve a haber otro eclipse. Cada uno estira de la cuerda para ver si puede acercar al otro, pero con cuidado, pues si se rompe, alguno puede ir a parar al suelo. No se puede hacer nada, es la gravedad que nos arrastra, es el magnetismo exterior que nos empuja. Y, aún así, se encuentra la forma de volver al centro del círculo, de acariciar piel con piel, pluma con pluma. No te dejes caer aunque el barro te llegue a las rodillas, los truenos en la tormenta son gritos de un Dios con alzheimer que nunca recuerda nada. Y la fuerza inusitada del viento es el enorme ventilador del cabello de la Tierra.

"¿Quién soy yo?"- Me preguntas. No eres más que el mundo sobre el cual danzan mis pies y mis manos. Y las manchas de tinta, cual planetas, orbitan a tu alrededor, y, dependiendo de tu frecuencia, estas se estrellan dentro, o fuera.

Sincronizar

Vamos a desenfundar las armas, mirarnos a los ojos, y, cuando suenen las campanadas, disparar el uno al otro. No vamos a sangrar, dentro de nuestra piel no va a estar alojada ninguna bala. Se instalará una parte de nosotros. Un río del color de tus ojos inundará el interior de mi cuerpo, como una onda que se expande. Tú vivirás los pasos que he recorrido, las emociones, las batallas libradas. Será igual que una explosión que te sacude por dentro. Perderás el aliento, y empezarás a notar que, después de todo, no hay tanta diferencia entre la cabeza de un loco y la mente de un ángel caído. Se derramarán lágrimas por tus mejillas al tiempo que sueltas carcajadas. Tal vez te cause confusión, pero sabes que las líneas están marcadas. Y entonces, y solo entonces, podrás volar al cerrar los ojos.

 "El tiempo nos ha vaciado de fulgor. Pero la oscuridad sigue poblada de luciérnagas".- Gioconda Belli 

sábado, 23 de noviembre de 2013

Pater noster...

Padre nuestro que estás en el cielo
Quédate ahí

Y nosotros nos quedaremos sobre la tierra

La cual, algunas veces es tan bonita

Con los misterios de Nueva York

Y los misterios de París

Al menos tan buenos como los de la Santísima Trinidad

Con su pequeño canal en Ourcq

Su gran muralla en China

Su río en Morlaix

Sus bastones de caramelo

Con su océano Pacifico

Y sus dos fuentes en Tuileries

Con sus niños buenos y sus malas personas

Con todas las maravillas del mundo

Las cuales están aquí

Simplemente sobre la tierra

Ofrecidas a todos

Esparcidas sobre ella

Asombrándose de las maravillas de ellos mismos

Y no atreverse a confesarlo

Como una hermosa joven desnuda, no se atreve a mostrarse ella misma

Con los vergonzosos infortunios mundiales

Los cuales son legión

Con legionarios

Con torturadores
Con los mesías de este mundo

Los mesías con sus sacerdotes, sus traidores y sus tropas

Con las estaciones

Con los años

Con las bellas jóvenes y con los viejos bastardos

Con la paja de miseria, pudriéndose en el acero de los cañones.


Jacques Prévert.


El mundo de Leland

"Comprendí que las lágrimas no podrían hacer que alguien que había muerto volviera a vivir. También aprendí otra cosa sobre las lágrimas... Con ellas no puedes hacer que alguien que ya no te quiere vuelva a quererte. Lo mismo ocurre con las oraciones... Me pregunto qué porcentaje de su vida desperdicia la gente llorando y rezando a Dios para que cosas que han pasado no hubiesen pasado."

"- Y, ¿sobre qué escribes?
- Sobre como veo el mundo. ¿Cómo ves tú el mundo, Pearl?
- Lleno de oportunidades, creo que abundan las cosas buenas, las positivas... ¿Cómo lo ves tú?
- Hay dos maneras de verlo. Una es la que tú has dicho: que la vida está bien, aunque haya cosas malas... como si no las vieras.
- ¿Y la otra manera?
- Es ver la realidad; siempre está ahí aunque todo vaya bien y los niños jueguen y las parejas se besen y... siempre está ahí. Pero mucha gente ni es capaz de verlo.
- Y ¿qué es? Dime, ¿qué es lo que no ven?

- Eso que siempre se está escabullendo, como todos nos estamos muriendo por dentro, lo tristes que estamos todos realmente.
- ¿Y ver las cosas así hace que te sientas triste?
- Hace que no sienta casi nada."

"¿Te grito?, ¿debería pegarte? ¿Eso significa que me importas?, ¿si te pego me importas? Te quiero. Qué más quieres que diga. Nada de lo que yo diga cambiará nada. Porque quieres a otro tío."

Grandes esperanzas

"¡No acordarme! Eres parte de mi existencia, de mí mismo. Has estado presente en cada una de las líneas que he leído, desde que vine aquí, un vulgar y tosco pobrecillo cuyo corazón heriste ya entonces. Has estado presente en cada proyecto desde aquel día, en el río, en las velas de los barcos, en los marjales, en las nubes, en la luz, la oscuridad, el viento, los bosques, el mar, las calles. Has encarnado cada fantasía con la que mi mente ha tropezado. No son más reales las piedras de las que están hechos los más recios edificios de Londres, ni tendrías mayor dificultad en desplazarlos con la mano de lo que han sido y seguirán siendo para mí tu presencia y tu influencia, allí y en todo lugar. Estella, hasta el último instante de mi vida no podrás sino ser parte de mi carácter, parte de lo poco que de bueno hay en mí, parte de lo que de malo llevo."



viernes, 22 de noviembre de 2013

And the light

Me convertí en agua hoy. Atravesé lugares que nunca imaginarían vislumbrar, a la velocidad de un fuerte rugido que se escapa de la garganta de un león. No sentía dolor. Chocaba con muchas cosas. Y yo iba rápido. De alguna manera, me había vuelto insensible. Me transformo, me adapto a lo que me rodea. No cambia la función, cambia el personaje. Lo demás sigue igual.

Me siento en una silla que no existe y le cuento cosas a una psicóloga que no tiene título alguno. Como si hubiese sido parte de mí desde siempre. Quizá siento que hablo, y que enfrente de mí solo hay un espejo. Pero no es así. La gente dice que es una estrella. Y es falso. Las estrellas se apagan, dejan de brillar. Y la luz que sigue llegando son un recuerdo constante que termina desapareciendo. No. Ella no es una estrella. Es la luz. Y si alguna vez se apaga, todo habrá llegado a su fin.

http://youtu.be/pSoxlgFi1u0

jueves, 21 de noviembre de 2013

Cerrado por quiebra

Ya saben ustedes que todo esto no es más que una obra de teatro. Caótica, desordenada, fuera de control. Y que, como todo, necesita de alguien más aparte de la persona que se empeña en aporrear a las letras para que salgan en orden. Solo se necesita de una persona para mantener viva la función. Ya sé que pensarán que si fuera así, esto sería algo parecido a un ruinoso negocio. "Cerrado por quiebra" sería lo que esperarían encontrar si alguna vez pasasen por delante de este sitio. Pero esto no es un negocio, así que, usted, que lee esto, no es un número. Yo no sé quién es, cierto. Y, a pesar de ello, podría ponerle cara. No un rostro normal. Quizá solo sea un libro colocado en la cabeza. O una palabra expresando su estado de ánimo. Tal vez incluso podría colocarle una máscara si se siente incómodo sin la forma natural de su cabeza.

Y, dado que esto no es una empresa con ánimo de lucro, quizá debería salir a bolsa. Una bolsa con un formato tan especial, que no tendrían que comprar o vender acciones. Sino crear y cambiar palabras, emociones. Nadie pierde. Todos ganan.



I must be blind

Pensar, escribir, y borrar. La confusión es una mala compañera que te nubla los sentidos y te domina el cerebro. Con una mano te acaricia la mejilla mientras que con la otra te propina un empujón hacia el socavón más cercano. Las cosas que tengo claras se pierden en una nube de niebla entre ciénagas pantanosas. A veces veo las luces de los farolillos que portan los devoradores de alegrías, atrayéndote a su morada, mostrándote una luz que lleva a un falso refugio.

No hay nada a salvo, pasan huracanes por aquí y lo trastocan todo. A veces me llevan a mundos hermosos, donde el tiempo no pasa, mientras que otras, me dejan en el mismo sitio, con mis pertenencias destrozadas. Y da igual ser yunque o ser martillo, los golpes caen igual.

miércoles, 20 de noviembre de 2013

Bridges

Hay gente a la que no le gusta soñar. Que no quiere. Aunque no es algo que sea eterno. Al principio me extrañó que esto ocurriera, aunque luego lo pensé mejor y no es tan descabellado. Hay que tener en cuenta que los sueños guardan fuertes conexiones con la realidad, con nuestra vida. Y que, al igual que en esta, no todo es bueno. No son una catarsis, no son la salvación. Existen las pesadillas. Esa persona que no quiere soñar debe estar lo suficientemente destrozada en la realidad como para no querer ver partes de eso manifestadas en el mundo onírico. Se pueden combatir las pesadillas, claro que sí. Y también se puede enfrentar la realidad. Pero nada es fácil en estas cuestiones, y es posible que haga falta que el tiempo corra. Y algo más.

http://youtu.be/eYAqgPyKRJI





martes, 19 de noviembre de 2013

Frozen and burning

Me dijeron que el amor termina muriendo de frío en medio de una noche nevada en el punto más alto del Everest. Que, como una gran hoguera que ilumina el cielo, va apagándose, con el paso de los días.
Frío. Frío. Congelación.

Me contaron que las olas del mar devoran su destartalado barco de madera en las noches de tormenta. Que, al igual que la luz del faro que vigila el mar, va perdiendo su brillo hasta apagarse si nadie le auxilia.
Desgaste. Desgaste. Oscuridad.

Me aseguraron que el amor era un hombre amable que acababa por volverse un fantasma. Que, lo mismo que un moribundo, va dejando cada vez menos su huella entre nosotros, hasta dejar solo restos.
Debilitamiento. Debilitamiento. Muerte.

Lo que nadie me dijo es que se puede quedar en un punto medio, en el que cuando ella lanza chispas, el fuego comienza a arder de nuevo, el faro se ilumina, y el moribundo recupera el color de sus mejillas. Y todo ello sin que realmente se alcance la máxima potencia. Porque la verdad es, que no se ha consumado.










lunes, 18 de noviembre de 2013

Probabilidad

A veces te miro y no veo más que un interrogante inconcluso, una puerta cerrada que se puede abrir, o una puerta abierta que se puede cerrar. Bueno, ni siquiera puedo mirarte de verdad, porque tus ojos no pertenecen a este mundo. Nos volvimos dos máquinas de electricidad a distancia, en las que la intensidad de la corriente depende del día y las circunstancias que lo rodean.

Yo me perdí, y aún así sigo buscando. Cualquier cosa que ilumine el día, aunque sea a través de palabras virtuales que nunca serán escuchadas. Lo mismo veo las cosas claras, que las veo como figuras lejanas a las que no entiendo, pues no llegan sus voces, no vislumbro sus gestos.

Es como tirar los dados y no saber si has ganado o has perdido, porque ni siquiera sabes las reglas, solo que estás apostando una y otra vez al mismo número. Alguna vez tocará ganar.

http://www.youtube.com/watch?v=XGZx_s6Tdk8

domingo, 17 de noviembre de 2013

Inverso

Soy un mal trapecista colgando sobre la cuerda que hay entre dos rascacielos. Camino, con torpeza, sin mirar abajo. Porque si mirase abajo me quedaría paralizado, y muy posiblemente caería. Y es que no sé por qué intento hacer esto si no sé mantener el equilibrio. Es posible que los objetivos que se forman no se correspondan con la realidad, y se crea la eterna burbuja que me atrapa. Se materializa tanto miedo que ya, ante lo que ocurre, ante la frustración, la opción que se alza es dibujar ese mundo entre líneas. Lo bueno de la mente es poder crear cualquier situación que normalmente no te dejarían vivir. Y también las que sí. Ya sea una novela, un texto o un poema. Puedo desnudar a alguien que no quiere sin que me pase nada. Porque en realidad no ocurre el acto. No se materializa de forma concreta. Puede parecer que no es suficiente, pero, ¿qué otras opciones quedan? Solo los sueños. Y es complejo poder controlarlos o decidir qué soñar. Y, aún haciéndolo, no se podría realizar todo lo que gustaría.

La gran pregunta es: ¿Por qué no invertir el proceso?
Que en vez de ser exclusivamente fruto de la imaginación, se produzcan los pasos necesarios en la realidad, y, a partir de ahí, formar las líneas. 

Palabras para Julia

Tú no puedes volver atrás,
porque la vida ya te empuja,
como un aullido interminable,
interminable. 


Te sentirás acorralada,
te sentirás, perdida o sola,
tal vez querrás no haber nacido,
no haber nacido. 


Pero tú siempre acuerdate
de lo que un día yo escribí
pensando en ti, pensando en ti,
como ahora pienso. 


La vida es bella ya verás,
como a pesar de los pesares,
tendrás amigos, tendrás amor,
tendrás amigos.
 

Un hombre solo, una mujer,
así tomados, de uno en uno,
son como polvo, no son nada,
no son nada.


Entonces siempre acuerdate,
de lo que un día yo escribí,
pensando en ti, pensando en ti,
como ahora pienso. 


Otros esperan que resistas,
que les ayude tu alegría,
que les ayude tu canción,
entre sus canciones. 


Nunca te entregues, ni te apartes,
junto al camino, nunca digas
no puedo más y aquí me quedo,
y aquí me quedo.


Entonces siempre acuerdate
de lo que un día yo escribí,
pensando en ti, pensando en ti,
como ahora pienso.


La vida es bella ya verás,
como a pesar de los pesares,
tendrás amigos, tendrás amor,
tendrás amigos.
 

No sé decirte nada más,
pero tú debes comprender,
que yo aún estoy en el camino,
en el camino.
 

Pero tú siempre acuerdate
de lo que un día yo escribí,
pensando en ti, pensando en ti,
como ahora pienso.


Adaptación del poema con el mismo nombre de Juan Goytisolo por Paco Ibáñez.

http://www.youtube.com/watch?v=zxk3Q_7uunY&feature=youtu.be

Dolls

Una habitación llena de muñecas con apariencia frágil, con unos ojos dibujados de forma macabra, y la sensación de estar siendo observado desde todos los puntos posibles. Un espejo al fondo, donde no puedo verme con claridad, ya que las iluminación es débil y difusa en toda la sala.

-No deberías pasar mucho tiempo aquí. Las muñecas están huecas, y terminamos convirtiéndonos en lo que nos rodea.-Dijo una voz a mis espaldas.

Me di la vuelta, y vi que las sombras le tapaban el rostro.

-¿A qué te refieres?-Pregunté.
-Míralas. No tienen brillo en sus ojos. Son armazones de madera, pintados al gusto del creador. No puedes venir aquí y salir inmune a todo este ambiente. Ellas devorarán tu alma y te irán convirtiendo en parte de esta habitación, de este lugar.
-Pero... Si acabo de llegar.
-Lo sé. Pero ya has estado aquí más veces. Y al final, terminarás viéndote en ellas. Cara a cara con la soledad.





 

sábado, 16 de noviembre de 2013

Shine

Se necesita un solo minuto para que todo lo que vivías empiece a notar cambios. Es algo asombroso. Imaginen caminar sobre una línea. Usted toma una dirección, a pesar de que la suya no es la única línea existente. Detrás hay otras. Unas nunca las tomó. Otras, estaban conectadas con la principal, aguardando a que las cogiera, sin haber sido vedadas. Hay tantas, que muchas no las vemos. Pero no tema, el creador de líneas es usted, puede conectarlas, cerrarlas, elegir otra vía. Cierto es que muchas de ellas no dependen solo de nosotros, de hecho pocas son exclusivamente nuestras.

Ahora imaginen que cada línea tiene un brillo, del color que prefieran, y será más o menos intenso dependiendo de la influencia de las líneas en nosotros. Esto nunca es algo rígido, va variando a lo largo de nuestra vida. Entonces, una de las líneas, comienza a brillar con más fuerza. Llevaba años estando ahí, brillando, unas veces más y otras menos, aunque sin apagarse. Y haces el intento: te gustaría cambiar a ese lugar. Habías estado todo el viaje mirándola de reojo, sin poder realmente tomarla. Y ahora sientes que puedes alargar la mano y rozarla ligeramente con los dedos. Nada más. Tal vez se pueda hacer más. Y no estrellarse en la carretera.

http://youtu.be/rs8hraY1OJ0

Descubriendo a Forrester

"- Vamos, escribe.
- ....
- ¿Pasa algo?
- Estoy pensando.
- Nada de pensar. Eso viene luego. Se escribe el primer borrador con el corazón. Se retoca con la cabeza. La clave principal para escribir es.. escribir. No pensar."

viernes, 15 de noviembre de 2013

Pensamiento crítico

Decía mi profesor de historia antigua que cada vez más se busca acabar con las asignaturas de humanidades, relegarlas a un segundo plano, y que, aunque la ciencia sea el futuro, no se puede dejar de lado el hecho de pensar. Que querían transformarnos en calculadoras, y no en personas que tuvieran pasión por la lectura, por tener otros conocimientos.

Y es cierto, en estos casos el primer amenazado es el poder, pero se le olvidó decir que también podían transformar a las personas en loritos. Que repiten una y otra vez lo que oyen de otras personas. Eso no es pensamiento crítico. Ni siquiera es pensar. Y cada vez más, todo va en una misma dirección, en la que las personas se convierten en hojas en blanco, y dicen: Escribe aquí lo que quieras, que sigo caminando hacia delante. Un molde hecho al gusto del que controla.

http://youtu.be/GqPwffptR-E

Ey, coldworld

¿Qué somos? ¿Somos lo que hacen otras personas de nosotros? Hoy pensé que sí. Que soy tristeza, rodeada de optimismo. Lágrimas que brotan de mis ojos, fuertemente sacudidas por la mano del resentimiento. ¿Qué somos? ¿Por qué os regalo melancolía en estas palabras en vez de alegría? Si miro al frente y solo veo un océano de papel y tinta donde hundir las penas, en eternos cementerios que reaparecen cada vez que se clava una daga aquí dentro. ¿Por qué se dibuja frente a mis ojos la paramera yerma y lúgubre en vez de un campo de flores exóticas? Dicen que hay palabras que duelen más que flechas en el cuerpo, y tal vez sea cierto, pero lo que más daño puede hacer es tu propia mente pisando campos de minas que ella misma había colocado.

http://youtu.be/f38BDQC6kPs


jueves, 14 de noviembre de 2013

Psique

- ¿Qué tiene para contarme hoy?
- He tenido un sueño.
- ¿Un sueño? ¿Recuerda algo? Por favor, cuénteme todo lo que pueda.
- Sí. Bueno, verá, volví a soñar con ella. En un bosque. Todo muy alegre.
- Continúe.
- Habían niños corriendo. Como si fuera un parque. Ella estaba conmigo. Feliz. Me cogía de la mano. Había zonas donde se podían coger flores, y yo le hacía un ramo. Todo iba bien. Yo también disfrutaba. Pero luego... Me despertaba. De alguna manera, odiaba lo que acababa de soñar.
- No le entiendo. Ha dicho que era un sueño agradable. Estaba ella feliz, y usted también. Un ambiente magnífico. ¿Por qué llega a odiar el sueño?
- Porque nada de lo que hay ahí está aquí. Por eso. ¿Por qué no se puede coger la estructura del sueño y vivirla más tiempo? ¿Por qué no podemos ser arquitectos del mundo tal y como lo somos en los rincones oníricos?
- A lo mejor porque eso sería muy sencillo. ¿Qué hay de los retos, de la satisfacción? ¿Donde quedaría la complejidad y la incertidumbre?
- Eso podemos dejarlo para este mundo. ¿No le parece justo vivir unas horas en el lugar que desee con las personas que desea? Sería como llevar dos vidas, no se perdería lo que dice.
- Pero entonces podría llegar un punto en que no sabría diferenciar entre los dos mundos. ¿No le volvería eso mentalmente inestable?
- ¿Se refiere a que me volvería loco? Tonterías. Este mundo es la mayor locura que existe. Una abominación. Nadie que no esté chupándole la vida al resto soñaría con este mundo. No. No sería yo el que se volviera loco.
- ¿Y qué me dice de ella? ¿No le asusta el tener una idea en vez de a la persona original?
- Parece que sabe usted como pillarme... Lo cierto es que, si ella no pudiese venir conmigo, no entraría en ese mundo más que para que me lance construcciones de forma aleatoria.


http://youtu.be/b_CPUalHkw4

miércoles, 13 de noviembre de 2013

Happy Birthday


Empezaremos a 
lanzar salvas,
a saludar a
la vieja suerte,
bajo las nubes
oscuras del cielo,
en una plaza
del medievo.

No eches a volar
todavía, todavía no,
que tus alas se
confunden con
el mar de arriba,
y no quiero perder
de vista tus ojos.

Llegan tarde los
mensajeros,
se quedaron en 
el rudo camino,
durmiendo con
mis bestias.

De los seis que
mandé solo uno
ha llegado hoy,
blandiendo firme
su fiel pluma.

¿Qué decir? Si
diecinueve son
menos de las veces
que te pienso,
son los latidos que
viajan por segundo,
solo si te tengo
pegada a mi vera.

Y yo me pierdo
entre sus túneles,
que conectan
con el gran Morfeo,
que trasladan 
a todos mis vagones.

Eres el comienzo
y a la vez el fin,
donde encuentro
las líneas que
no estaban trazadas.

Y, bajo la luz lunar,
en una desértica playa,
aparece todo escrito,
un nombre que existe
pero que no está,
que se bifurca y 
se transforma en otro:
Helena.

Cayó Troya en tu
hermoso nombre,
derribaste ejércitos
conquistaste corazones,
y ahora pretendo,
iluso, atravesar
tus murallas.


martes, 12 de noviembre de 2013

Transformaciones

Todo a nuestro alrededor está en constante movimiento. Dinamismo. No hay nada que sea estático, las cosas cambian, a mayor o menor velocidad. A veces esto se nota con más fuerza, movimientos bruscos que nos sacuden y transforman partes de nosotros significativas. Otras, todo se mantiene más o menos estable, con pequeñas variaciones hacia una tendencia u otra. Esto se puede extrapolar a todo tipo de situaciones, desde un sistema de funcionamiento de la sociedad, hasta un relación entre dos o más personas. No quiere decir que la evolución de algo en concreto sea malo o bueno solo por el hecho de que se está transformando, hay situaciones que no se pueden evitar, ya sea por manos externas que ejercen su influencia, ya sea por la propia estructura interna. Tal vez no sea tan buena la situación, o tal vez no sea tan mala, pero la reducción del grado no implica la desaparición de esta.

http://youtu.be/cEFgcn30glc

lunes, 11 de noviembre de 2013

Saturación

Hay días en los que todo se vuelve un nudo corredizo alrededor del cuello, sientes que aprieta, pero no ahoga. Un montón de flechas ejerciendo presión hacia tu cuerpo desde todas las direcciones posibles. Pero aguantas el tipo y sigues adelante. Sabes que al final del todo, alguien aparecerá para aflojar durante un rato ese asfixiante nudo. El problema está cuando todo eso pasa cada día, y es entonces cuando el cuerpo deja de sentir la carencia de aire, y se va acostumbrando a todo. Quizá sea mejor así, porque la mano compañera que te alivia, esta vez lo hará con más intensidad.

domingo, 10 de noviembre de 2013

Que siga el espectáculo

¿Qué es esto? ¿Quién soy yo? Si ni siquiera las palabras se ponen de acuerdo en mi interior. Necesidad. Sí. De contar. Ustedes son solo fantasmas que vienen a espiar este circo de disfraces dirigido por una sombra. Yo lo sé, y por eso nunca sabrán realmente lo que quiere decir el espectáculo. A veces quiero romper cosas contra el suelo. Otras, me gustaría devorar cariñosamente a alguien. También puedo no sentir nada. O sentir tantas cosas como para hacer una estupidez. Pero no destrozo nada. No devoro a nadie. Vengo aquí, y lo pongo. O tal vez me lo guardo para mí. Esto ni tan siquiera es una pantalla de mi vida. Es una caricatura. Solo que no es grotesca. Piensen en un cuadro realizado para ensalzar a una persona. Idealismo. Puede que todo este mundo sea una cosa así. Pero no se engañen. Ni ustedes ven a través de mí, ni yo a través de ustedes. Solo nos conecta una cosa. Una sola. Y es la admiración por las palabras. Para todo los demás, solo caben interpretaciones.

Interpretar

Bailamos en una extraña sala de muñecas, con una música desconocida que nadie recuerda ya. Los cantantes perdieron sus voces, solo se escucha el suave sonido de los instrumentos. Cierto es que no sé bailar, aunque mis manos se adhieren a las tuyas como un fino guante de seda, y entonces, las líneas de la mano que forman una M, terminan por formar tu rostro. Se torna a una tinta invisible que no se nota, que no se siente, pero que se escucha. Forma la letra que falta de la canción, y se mete adentro, y corre entre ríos de sangre, paralizando el corazón cada vez que llega al castillo rojo. No entiendo de qué va la canción, pero me toca el alma, me dices que interprete pero sigo sin comprender, y solo puedo decir la base de lo que hay, determinar el sentimiento más básico, y no parece haber en esta ocasión otra cosa que no sea un fuerte caudal que lleva tus coloridas aguas por toda mi cabeza.

sábado, 9 de noviembre de 2013

El desconocido

La noche nace en espejos de luto.
Sombríos ramos húmedos
ciñen su pecho y su cintura,
su cuerpo azul, infinito y tangible.
No la puebla el silencio: rumores silenciosos,
peces fantasmas, se deslizan, fosforecen, huyen.
La noche es verde, vasta y silenciosa.
La noche es morada y azul.
Es de fuego y es de agua.
La noche es de mármol negro y de humo.
En sus hombros nace un río que se curva,
una silenciosa cascada de plumas negras.

La noche es un beso infinito de las tinieblas infinitas.
Todo se funde en ese beso,
todo arde en esos labios sin límites,
y el nombre y la memoria
son un poco de ceniza y olvido
en esa entraña que sueña.

Noche, dulce fiera,
boca de sueño, ojos de llama fija y ávida,
océano,
extensión infinita y limitada como un cuerpo acariciado a oscuras,
indefensa y voraz como el amor,
detenida al borde del alba como un venado a la orilla del susurro o del miedo,
río de terciopelo y ceguera,
respiración dormida de un corazón inmenso, que perdona:
el desdichado, el hueco,
el que lleva por máscara su rostro,
cruza tus soledades, a solas con su alma.

Tu silencio lo llama,
rozan su piel tus alas negras,
donde late el olvido sin fronteras,
mas él cierra los poros de su alma
al infinito que lo tienta,
ensimismado en su árida pelea.

Nadie lo sigue, nadie lo acompaña.
En su boca elocuente la mentira se anida,
su corazón está poblado de fantasmas
y el vacío hace desiertos los latidos de su pecho.
Dos perros amarillos, hastío y avidez, disputan en su alma.
Su pensamiento recorre siempre las mismas salas deshabitadas,
sin encontrar jamás la forma que agote su impaciencia,
el muro del perdón o de la muerte.
Pero su corazón aún abre las alas
como un águila roja en el desierto.

Suenan las flautas de la noche.
El mundo duerme y canta.
Canta dormido el mar;
ojo que tiembla absorto,
el cielo es un espejo donde el mundo se contempla,
lecho de transparencia para su desnudez.

Él marcha solo, infatigable,
encarcelado en su infinito,
como un solitario pensamiento,
como un fantasma que buscara un cuerpo.


Octavio Paz.

viernes, 8 de noviembre de 2013

Desnudo

He perdido el juego,
soy una polilla
atrapada dentro de
su enorme telaraña.

Porque las mariposas
también tejen hilos,
también devoran a sus
despistadas presas.

Pero no perderé
la vida en este día:
Me será devuelta
con una caricia.

Una mano, una sola,
que recorra suave
mi triste silueta.

¿Por qué me desnudas
solo con la mirada?
Haz jirones mis
madejas de lana,
rompe de un golpe
campos de lino.

El reloj sin cuerda
colgado de la pared,
silencioso asesino
de lo perecedero,
aparta tus cuchillas
de mi garganta.

Déjame dormir
junto a sus sueños,
respirando su aire,
devorando sus latidos.

No necesito tus alas,
tengo sus luces
coloridas de fuego.

Una línea extensa
que de punta a punta
toca nuestros labios.

Rorschach

Hoy se cumple el 129º aniversario de la muerte de Hermann Rorschach, pero dejando de lado su persona, iremos a lo que lo ha hecho famoso: Su test.

Para quien no lo sepa, se trata de un test visual, con una serie de láminas con diferentes dibujos, manchas oscuras, donde uno, dependiendo (en teoría) de su estado psíquico, verá una forma u otra.

El caso es que, esto también se puede dar en el arte surrealista-abstracto. Uno observa la figura, y ve cosas que posiblemente otra persona no ve ni de lejos. Al fin y al cabo, la mente nos hace ver cosas que dependen de nuestro estado de ánimo, de nuestra situación mental, o simplemente se debe a que nosotros conocemos "x" forma. La pregunta es, ¿puede ser fiable un test basado en estas cosas? Tal vez acierte de forma coyuntural, o incluso como etapa duradera, pero la mente es más compleja que eso. Un juicio del estado mental realizado de esa manera no deja de ser hipotético. Un ejemplo sería que, mientras hay personas que asocian el color negro con algo malo, hay otras que lo ven como algo bueno. O, algo tan cotidiano como un cielo nublado o soleado, puede cambiar el humor de las personas de forma distinta, o incluso ni siquiera ejercer cambios.

Hay muchos factores que hacen que la psicología no sea general, a veces ni tan siquiera guarda apenas puntos en común. La edad, el desarrollo hormonal y químico del cuerpo, las circunstancias, incluso lo que puede parecer cordura es en muchas ocasiones (esto es diferente a las discapacidades mentales) locura.


                                                                   Pintura surrealista
                                                    Lámina del test de Rorschach





¿Y tú? ¿Qué ves?

jueves, 7 de noviembre de 2013

No hay regreso

Podemos gastar dinero, teniendo la certeza de que alguna vez regresará a nosotros. Compraremos un regalo, un capricho, o tal vez comida, ropa u otras cosas. Pero, a diferencia del dinero, el tiempo no vuelve. No tiene esa capacidad. Por ello conviene elegir cuidadosamente en qué lo gastamos. Mi consejo en este punto es que lo aproveche al máximo. No lo pierda dejando que el cerebro se vuelva un encefalograma plano frente a la televisión. Hay muchas cosas. Úselo para leer, dedíquelo a otras personas, o a alguien especial. Mejore como persona, no se aborregue, no se quede por detrás en el camino. Y, sobre todo, haga lo que haga, procure que le guste. Si empieza a hacer cosas que le desagradan será como colocar a las personas del mundo de las horas en un pelotón de fusilamiento, donde usted mismo da la orden de abrir fuego.

miércoles, 6 de noviembre de 2013

Planes

Hoy no estoy aquí. Me perdí. Un monstruo que no dispone de sus cinco sentidos ocupa mi lugar. Es una sensación extraña tiritar de miedo, cuando todo lo que habías formado en la hipótesis se derrumba como un castillo de naipes. Y, sobre todo, la impotencia de no poder hacer nada para evitar eso. Solo si eres previsor puedes idear formas de salvar una parte de la estructura, pero ni aún así controlas lo más mínimo: solo te vuelves un juguete de las acciones externas.

Es cierto eso de que nada que sea importante sale tal y como lo planeas, pero, ¿no es eso acaso lo que hace más interesante el desarrollo? La agudeza, el ingenio, cualquier cosa sirve como aliada para salvar los obstáculos y tomar otro camino, que, quizá sea menos placentero, pero tiene el mismo fin. Lo que no se puede hacer es quedarse mirando la barrera natural de la carretera, eso es la perdición.




http://youtu.be/cQW9yrYtjEw

Todo esto por amor

Derriban gigantes de los bosques para hacer un durmiente,
derriban los instintos como flores,
deseos como estrellas
para hacer sólo un hombre con su estigma de hombre.

Que derriben también imperios de una noche,
monarquías de un beso,
no significa nada;
que derriben los ojos, que derriben las manos como estatuas
vacías.

Mas este amor cerrado por ver sólo su forma,
su forma entre las brumas escarlata,
quiere imponer la vida, como otoño ascendiendo tantas
hojas
hacia el último cielo,
donde estrellas
sus labios dan otras estrellas,
donde mis ojos, estos ojos,
se despiertan en otro.


Luis Cernuda.

martes, 5 de noviembre de 2013

Shadows

A veces pienso que todas las personas somos círculos. Y que nos hacemos más grandes dependiendo de quién nos vea. A su vez, entramos dentro de otros círculos, en menor o mayor grado, compartiendo un espacio que puede modificarse. Entre todos se forma una gran estructura, pero lo que interesa aquí son las relaciones unipersonales. Imaginen dos círculos que se van aproximando cada vez más, tanto, que las acciones propias que a uno le puedan parecer insignificantes, al otro puede llegar a calarle hondo. Esto se debe a que se dualizan las emociones, y, aunque en muchas ocasiones, ambos las compartan, otras veces sentirán emociones intensas en solitario por una cosa determinada, mientras que la otra persona no sentirá igual. Solo cuando los dos círculos se unen hasta alcanzar casi la forma de otro círculo, se da una mayor unanimidad, pero como causa de que los sentimientos ganan la batalla frente al vacío de antaño.

lunes, 4 de noviembre de 2013

Words

Un ejército de osos de lana que se mueven sobre un delicado cuerpo de ensueño. Una mano distante que quiere sentir el tacto de la piel en la que habitan dichos animales, y la sonrisa aterradora de un técnico que maneja la electricidad a su antojo, y que, sin embargo, no consigue dominar la tarea del día. ¿Dónde van las palabras que no se dicen? ¿Las devora un atrapasueños invisible que nos acompaña en el hombro, a modo de ángel? ¿Se pierden en la larga carretera del Olvido?

Las sombras del día se vuelven alegres, frente a la melancolía que suscita el caluroso Sol, es una catarsis extraña, donde se rompe con la concepción establecida de que todo lo que tiene que ver con lo luminoso es alegre, y que lo oscuro es triste o trágico. Recuerdos que se entrelazan como un juego de muñecas rusas, donde una palabra suya me conecta con el pasado al tiempo que se forma un boceto del presente. Y los horizontes se amplían, y la desnudez se acentúa, como cuando lees un libro y observas todas las acciones del personaje. Y así, día tras día, la ropa del interior se rompe en jirones. No me dejes sin palabras, solo sin habla.

domingo, 3 de noviembre de 2013

El titiritero

¿Han sentido ustedes cómo es ser un titiritero? Coges el control de una marioneta, manejas los hilos a tu gusto, y ves cómo se desarrolla el espectáculo. Pero, ¿realmente depende de nosotros controlar al muñeco? Es más, ¿lo controlamos realmente? Muevan la marioneta sobre la mesa, hagan que ande. Pero ahora, con una tijeras, corten uno de los hilos. Solo uno. ¿No se vuelve más difícil controlar los movimientos? ¿No dependemos nosotros de un medio para controlar? ¿No nos volvemos igual que la marioneta? ¿De qué sirven nuestras manos si los hilos están cortados? Al final, terminamos dependiendo del hilo, la marioneta de nosotros, y el hilo de la marioneta, pues sin nada a lo que aferrarse no puede controlar.

sábado, 2 de noviembre de 2013

Difuminarse

Trazaré un línea tan difusa que no sabrás en ningún momento si estoy dentro o fuera de los límites. A veces formaré parte del paisaje, en una acción más de camuflaje. Otras me quedaré pegado a tu piel, sentirás mi tacto, y pensarás que se trata del viento o de la lluvia. No sabrás si me encuentro alrededor o no, solo podrás hacer conjeturas, pensar en cualquiera de las dos opciones sin saberlo con certeza.

Podría haber salido de una habitación acolchada, con señores de bata blanca que dan drogas a los pacientes de allá adentro, pero lo curioso es que no se sabe cuales son los que están tocados del ala; todo se diluye entre las paredes; cordura y locura, cielo e infierno, alegría y tristeza; ¿qué más da? Si me vuelvo un fantasma que se inventa cuentos para que puedas dormir rodeada de legiones de palabras. Aunque es cierto que no lo hago en tu cama, sino en la oscuridad de una gélida habitación que devora el aire que respiro...


"El narrador no debe facilitar interpretaciones de su obra, si no, ¿para qué habría escrito una novela, que es una máquina de generar interpretaciones?"-Umberto Eco.

viernes, 1 de noviembre de 2013

Silencio

Partes de mí que se desvanecen en la oscuridad de la noche. Vacío. Sientes que falta algo a lo que te habías acostumbrado. Igual que respirar o beber cuando tienes sed. No se siente ningún 'crack', solo silencio. Quizá sea una de las más bellas melodías. El problema es que a veces resulta aterradora. Te dejas llevar por la inercia, pero te recuerda que no está todo el esquema habitual. Ya no es inercia. Ni algo habitual. Se fuerza el cambio: Es una sombra que ya ha dejado su marca. No puedes volar, alguien te ha cortado las alas, e incluso en sueños uno aparece cayendo desde elevados precipicios, sin tocar nunca el suelo, solo aguardando eternamente a que llegue el final. Quizá lo bueno de todo es que al cabo de un tiempo indeterminado, todo se desvanece y se torna a algo alegre, en el que el tren que había desde el inicio vuelve a su carril.



"La alegoría llega cuando describir la realidad ya no sirve. Los escritores y artistas trabajamos en las tinieblas, y como ciegos tanteamos la oscuridad."- José Saramago.

Jaque

Eres un yo-yó fuera de control, lo mismo te tengo cerca de mi mano que te alejas y no respondes a las vibraciones de la cuerda. No es culpa tuya, lo sé, es que la cuerda se rompe muchas veces y nadie se molesta en repararla. E igual que hoy piso una baldosa de color oscuro, mañana puede ser de color blanco, en este extraño ajedrez donde solo participan dos peones, y las reglas solo permiten que se devoren ambos. Nadie pierde. Pero si el juego queda en tablas vagaremos por el tablero hasta caer fuera de él. No es un terreno de juego estándar, sino que adquiere dimensiones que son desconocidas para mí, quizá por eso resulta sorprendente que la distancia entre ambos sea corta. Aunque a veces se estire como un chicle. Lo curioso es que, de una forma u otra, no te pierdes en la enormidad de los días, sino que siempre regresas al lugar de donde nacen los sueños.

jueves, 31 de octubre de 2013

¿El traidor avisa?

¿Qué son las sorpresas? ¿Son sorpresas si tienen aviso? ¿O solo si son completamente inesperadas? ¿Se pueden dar pistas circunstanciales? ¿Y detalles? ¿Cuál es la mejor forma de dar una? ¿Es mejor tener todo el control de la sorpresa o dejar que se diluya en otras personas? ¿Y si en vez de un solo paso hay muchas partes que deben encajar como un puzzle?


  «Una vez cada cierto tiempo, una vez cada luna llena, la gente te sorprenderá y una vez cada cierto tiempo, la gente puede sorprenderte hasta tal punto que no te deje respirar»

Deeper

Caminamos sobre las líneas del tiempo, cuerdas que se entrelazaban sobre el espacio que separa una casa de otra. Éramos trapecistas que se encontraban en el medio, y no sabíamos donde ir, solo avanzábamos. Abajo solo vacío. ¿Qué ocurre? Viene un huracán y absorbe las ganas de avanzar, aletarga los sentidos, y el sueño domina los músculos, y, aún así, el descanso es efímero.
Los rasgos se marcan bajo sus ojos, y solo la risa rompe con el hielo que se ha formado abajo.

Se forma nieve, la cuerda cede, y caemos al frío suelo. De nada sirve nuestra ropa. Las dagas del viento se clavan desde todas direcciones, sin piedad, una y otra vez, atravesando incluso la cabeza. Nos levantamos, y juntamos nuestros cuerpos, quizá la forma más primitiva de obtener calor.

¿Qué son las palabras? Si aparecen barcos que se abordan el uno al otro, pero ninguno de los dos consigue conquistar el barco contrario. ¿Qué son las miradas? Si los cañones disparan y la madera de cada vehículo se vuelve inmune al plomo. ¿Qué es el roce? Si ambos están escorados y mantienen el rumbo intacto.

El tiempo volvió a cambiar de bando, como una balanza que nunca permanece estable, sino que oscila a ambos lados, insegura. Y quizá sea que todo se vuelve lo suficientemente inalcanzable como para expresarlo con palabras, pero lo que es cierto es que me ahogué en el oscuro océano de tus ojos.

http://youtu.be/06H_6oI4EK4
A veces no damos importancia a la influencia que podemos dar o recibir sobre otras personas. Por ejemplo, decimos: "Bueno, pues si no hubiera sido conmigo, te habría pasado con otra persona distinta". Pero esto no es así. Estoy seguro de que no hay ninguna persona igual a otra, por muy parecida y estandarizada que esté la sociedad, o la masa. Las emociones, las palabras, las estructuras de pensamiento no van a ser las mismas con una persona que con otra. Ni tampoco lo que hay aquí escrito. Si yo decidiera ahora volver a escribirlo todo, sin mirar, muy seguramente pondría cosas distintas, dejaría cosas sin poner o añadiría otras.

Lo que quiero decir es que, igual que no existe ningún momento igual a otro, tampoco existen dos personas iguales, junto con las consecuencias que eso conlleva. Somos únicos, pero tú, lo eres un poco más.